Se conoció una misiva de las autoridades de la Faculta sobre el conflicto con los vecinos, por la apertura del Parque Agronomía

Con motivo de las notas periodísticas publicadas en los medios vecinales, entre ellos nuestro periódico, acerca del conflicto entre los vecinos y el cierre del Parque Agronomía desde hace más de un año, la Decana Marcela Gally y la Vicedecana Adriana Kantolic  enviaron un comunicado a modo de reflexión e información  a la comunidad de la FAUBA, al que accedimos. Publicamos su contenido como información, para ver la evolución de esta problemática entre la  Facultad de Agronomía y la comunidad de vecinos, por la apertura del parque. 

Este es el contenido de la misiva:

Estimada Comunidad:

A raíz de la cobertura que están haciendo algunos medios de comunicación sobre la prohibición del acceso de público general al predio de la FAUBA, difundimos la información que fue elevada al sector de Comunicación de la Universidad de Buenos Aires, donde se resumen las actividades que se realizan en nuestra Facultad y la necesidad de mantener una presencialidad restringida y controlada.

La Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA) se encuentra dentro de un campus universitario ubicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí se emplazan las aulas, laboratorios, institutos de investigación y oficinas que, sumados a los espacios al aire libre destinados a la docencia e investigación, permiten el desarrollo de sus actividades académicas. Si bien la titularidad del predio pertenece a la Universidad de Buenos Aires, siempre se ha permitido el acceso peatonal del público general durante el día y en  determinadas áreas, admitiendo que los vecinos disfruten del espacio. Sin embargo, a partir de las restricciones y cuidados derivados de la pandemia por Covid, momentáneamente no está permitido el acceso al público en general.

Actualmente se desarrollan actividades administrativas, de investigación y académicas presenciales de manera muy restringida y controlada. Se autorizan y registran individualmente cada uno de los docentes y nodocentes que deben ingresar para realizar tareas esenciales; se les hace el control de temperatura y se garantiza el cumplimiento del protocolo covid autorizado por la autoridad competente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y Nación en los espacios que cada una ocupará, ya sea en aulas, oficinas, laboratorios o en las áreas de trabajo al aire libre. Sólo los estudiantes que deben hacer prácticas presenciales son habilitados a ingresar, en grupos reducidos y cumpliendo el protocolo autorizado al efecto, y con registro de su permanencia.  


Esta presencialidad reducida, que se combina con un fuerte trabajo a distancia, ha permitido que en la FAUBA se puedan continuar con el dictado de las 5 carreras de grado, 5 tecnicaturas universitarias y más de 25 carreras de posgrado que en ella se ofrecen, se siga adelante con las tareas de investigación y se gestione eficientemente todo su funcionamiento. La aplicación estricta de los protocolos autorizados por la autoridad competente ha logrado evitar contagios dentro de la comunidad. 

 Asimismo se han implementado alertas eficientes y acciones urgentes al detectarse casos sospechosos o confirmados. Por el momento, la única forma de continuar cuidando a la comunidad es mantener un nivel de presencialidad reducido y no autorizar la realización de reuniones, congresos u otros eventos presenciales, aún cuando sean de índole académica. De la misma manera, no se permite el acceso del público en general, ya que sería imposible controlar su ingreso y permanencia, y cumplir con los protocolos aprobados. 

El ingreso de una mayor cantidad de personal, estudiantes o de público pondría en riesgo la continuidad de las actividades prioritarias de docencia e investigación, que son esenciales para la institución y hoy lo son más que nunca.
Estamos viviendo días en los que la segunda ola de Covid no nos permite vislumbrar un cambio en estos procedimientos en el corto plazo, pero esperamos que cuando mejore la situación se puedan implementar medidas que permitan un acceso al predio de los vecinos, para que tanto ellos como la comunidad de la FAUBA sigan disfrutando de uno de los lugares más bellos de la ciudad.

                                                                                                                                       Marcela Gally – Decana

                                                                                                                                       Adriana Kantolic – Vicedecana