De los tiempos en que el club Atlético Independiente anduvo por villa mitre

Por Claudio Gustavo Keblaitis*

El Club Atlético Independiente (nacido como Independiente Foot-Ball Club) fue fundado, una noche invernal del 4 de agosto de 1904 por trabajadores adolescentes de la Gran Tienda A la Ciudad de Londres en el barrio porteño de Monserrat. En la búsqueda de un campo de juego para desarrollar su actividad deportiva incipiente, recalaron en marzo de 1905 en lo que en ese momento era conocido como Flores Norte o Villa Santa Rita (por su proximidad al oratorio), la zona tomaría su actual nombre de Villa General Mitre el 6 de noviembre de 1908. 

El lote arrendado era una fracción de las tierras que habían pertenecido a Juan Piana sobre la calle Boyacá al llegar a Camarones. La zona era conocida por los lugareños como la del Lavadero de Flores, por la cercanía de La Sociedad Argentina de Industria Textil constituida en el año 1899. Dicha sociedad instaló  el Lavadero en el predio delimitado por las calles Terrero, Andrés Lamas con fondos a San Matías (hoy Magariños Cervantes). En 1902 cambia su nombre a «Lavadero y Tintorería de Flores S.A.».

Para llegar al predio donde los socios de Independiente habían acondicionado el desparejo terreno para adaptarlo a la práctica del fútbol, tomaban en el centro el “tramway”  de la Compañía Tranvías Eléctricos de Buenos Ayres, bajando en Gaona y Boyacá y caminando hacia el norte por ésta. Los jugadores rivales eran esperados en dicha intersección por el capitán de Independiente y acompañados hasta el field. En la fachada del Almacén del Chiodo (del clavo) subsistió por muchos años un cartel de madera indicando con una flecha pintada la dirección de la cancha.

Alfalfares, quintas y hornos de ladrillos asomaban cruzando el arroyo Maldonado por el puente de madera que debían salvar quienes concurrían a la cancha, la cual aclaremos que distaba muchísimo de las actuales: el césped si existía era desparejo y raleado, no había tribunas: la gente se disponía alrededor del perímetro el cual era alambrado los días de partido.

Los arcos se armaban antes de los partidos y se guardaban en una casilla al terminar la jornada. Una bandera blanca con el escudo del Club (donada por el socio secretario Daniel Bevilacqua) lucía ondeando en una de las cabeceras. Los jugadores carecían de vestuario por lo que se cambiaban a la intemperie al cobijo de algún árbol.

En medio de esta precariedad Independiente desarrolló los primeros pasos futbolísticos de su incipiente vida. Sobraba entusiasmo del mismo modo que faltaba dinero para mejorar las instalaciones y el terreno.

La camiseta que lucía Independiente en esos años era completamente blanca, era lo que se conocía como “camisa Crimea”: con puños abotonados y abierta en el pecho. Un socio donó un juego de 11 escudos del Club (rectangulares de color azul oscuro con una “X” –Cruz de San Andrés- y las siglas IFBC: Independiente Foot – Ball Club) los cuales se cosían en el bolsillo de la camisa.

Independiente debutó en esta canchita el 19 de marzo de 1905 enfrentando a un Club denominado Almirante Togo (en honor a un héroe de la guerra Ruso Japonesa que se libraba por esos tiempos). La formación fue la siguiente: Arístides Langone; Víctor Camino y Andrés Ferrier; Cristóbal García, E. Marchese y Juan Darnay; Alfredo Langone, Rosendo Degiorgi, Antonio Cabana, Alejandro Dumé y Ernesto Degiorgi. El encuentro debió suspenderse mientras Independiente ganaba 1 a 0 por graves incidentes entre los rivales.

A lo largo del año 1905 Independiente disputó 25 partidos en esta cancha obteniendo la victoria en 12 ocasiones, empatando 4, perdiendo 5, suspendiendo 1 por la violencia y en 3 de los partidos se desconoce el resultado. Dichos encuentros mayormente eran los que se conocían como “desafíos” los cuales se publicaban en las páginas del diario La Argentina o por cartas presentadas en las secretarías de los clubes desafiados.

Muy lejos de estos partidos amistosos que se desarrollaban en los barrios, se encontraba la Liga Oficial: la Argentine Foot – Ball Association conformada por los más poderosos y mejor organizados clubes del país (Alumni, Belgrano, Lomas, etc) los cuales jugaban en cómodos estadios con graderías, vestuarios y “grounds” con césped parejo. Aspiración genuina de todos los clubes surgidos los primeros años del siglo XX era algún día acceder a dicha élite futbolística.

EL PRIMER INDEPENDIENTE – BOCA DE LA HISTORIA SE DISPUTÓ EN VILLA MITRE

A mediados de año se organizó un torneo amistoso llamado Villalobos por una copa, del cual tomó parte Independiente. El 20 de agosto le tocó enfrentar a Boca Juniors en la cancha de Boyacá y Camarones. A la 1,30 PM Independiente salió al campo de juego formando con Arístides Langone (ya por ese entonces también presidente del Club); Franco Chagneaud y Alberto Müller; Cristóbal García, Carlos Cochetti y Juan Grandjean; M. Castillo, Edelmiro Langone, Alfredo Langone, Darío Bergani y Víctor Camino.

El triunfo correspondió a “los Blancos de Flores Norte”, futuros “Rojos de Avellaneda” por 4 a 0.

* Historiador del Club Atlético Independiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *