El juicio por jurados ¿Es posible en la ciudad?

Ante los cuestionamientos a la actividad de la justicia, ¿llegó la hora de los juicios por jurados?

El juicio por jurados ¿Es posible en la ciudad?

Muchas veces vemos en las series de televisión estadounidenses programas como “La ley y el Orden” en el que se encuentra un jurado que participa de los juicios y dictamina si el acusado es culpable o inocente.
Pocos saben que en Córdoba desde el 2005 se realizan y en la provincia de Buenos Aires se debate su implementación, mientras en la Ciudad de Buenos Aires se han presentado varios proyectos.
La secretaria Vanina Almeida de la “Asociación Argentina de Juicios por Jurado” nos cuenta que el gobernador, Daniel Scioli, envió hace ya un año, un proyecto de ley para comenzar a implementar los juicios por jurado en la Provincia de Buenos Aires. Hay dos modelos que se pueden implementar que comentamos en esta nota.

El modelo anglosajón

El modelo anglosajón/clásico, es el que vemos en las películas de Estados Unidos. Se compone de doce ciudadanos legos que están presentes durante todo el juicio, están atentos a toda prueba durante el debate y luego deliberan solos hasta llegar a un veredicto. El jurado se basa específicamente en los hechos que se debatieron durante el juicio, llegan a un veredicto y vuelve a la sala de audiencias para decir si el imputado va a ser condenado o absuelto.
Vanina Almeida explica que “la deliberación es exclusiva del jurado y existe una importante participación del juez en las instrucciones antes de que el jurado pase a deliberar”. Esas instrucciones se van a basar sobre cuestiones específicas de derecho, explica la ley, los elementos determinados por la acusación del fiscal, y esas instrucciones que el juez explica, las va a construir con participación de las partes legales implicadas en el juicio.

El modelo escabinado

El modelo escabinado es con participación de ciudadanos más jueces técnicos que deliberan en conjunto y después deben fundamentar sus decisiones. En el anglosajón, que es del jurado civil, no hay fundamento de la decisión porque el veredicto se incorpora desde la convicción.
En el escabinado hay veredicto explicado por jueces técnicos, (son seis jurados y dos jueces técnicos) y el presidente vota en caso de empate. La fundamentación se hace una vez decidido el veredicto. La secretaria de la Asociación Argentina de Juicios por Jurado explica que este sistema trae problemas porque se especula que la participación de jueces influencia al jurado “y su decisión no es pura”, porque “el ciudadano suele apoyarse en el juez técnico porque sabe de derecho”. Sin embargo se ha comprobado que en Córdoba y en Estados Unidos, donde está el sistema anglosajón, los jurados llegan a veredictos similares que los jueces técnicos y no depende de lo que se sepa, sino evaluar la prueba con sentido común.

El proyecto presentado en Buenos Aires

El año pasado el gobernador bonaerense Daniel Scioli envió a la Cámara de Diputados el proyecto de ley para que se comience a implementar los juicios por jurado en hechos graves, como homicidios, abusos sexuales agravados, homicidios en ocasión de robo y torturas seguidas de muerte, entre otras. Almeida cuenta que con el primer proyecto presentado no estaban de acuerdo porque proponía un jurado anglosajón y había bastante debate sobre el tema de la fundamentación. En un primer momento se previó que el jurado debía responder preguntas y eran de fundamentación, y esto es absurdo porque un jurado que responde, termina inducido a lo que se quiere llegar en la sentencia.
Finalmente quedo la idea de un jurado anglosajón sin fundamentación que no será de aplicación obligatoria en un juicio. Existirá la posibilidad que el imputado elija si quiere un juicio por jurado o no.

Limitar el absolutismo judicial

Se podría decir que históricamente el jurado aparece como un medio para limitar la autoridad del absolutismo judicial. En Alemania en el período nazi, mediante la Ordenanza para la Defensa del Reich de 1939 se suprimió el juicio por jurado y al término de la guerra, las leyes de Unificación de 1950 restituyeron el anterior sistema.
Los fascistas lo suprimieron en Italia, cambiándolo posteriormente por un sistema escabinado. Franco también lo suspendió en España y en nuestro país fue borrado de la Constitución Nacional en la reforma de 1949, durante el gobierno de Perón.
Cuando la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner era senadora en el año 2004 y 2006 presentó dos proyectos sin éxito para establecer un derecho constituido y el año pasado, pidió que se avance con los juicios por jurado. En 2004 el ex diputado Luis Zamora presentó un proyecto de ley para que los crímenes de la Triple A y de la dictadura sean juzgados a través de los juicios por jurado.
Los juicios por jurado se encuentran contemplados en la Constitución Nacional y también en las constituciones de Chubut, Río Negro, de la Ciudad de Buenos Aires, Corrientes y en Córdoba, la única provincia donde se implementa.

¿Cómo se elige al jurado?

En el sistema anglosajón, el momento más importante es la selección del jurado. El método es aleatorio porque se convoca a una cantidad de personas a través de los registros electorales y los que llegan van a ser sometidos a una audiencia de “board dir”. Allí están el fiscal, el defensor y los seleccionados. En esa audiencia se selecciona el jurado de doce luego de hacerles preguntas a los candidatos para determinar si hay prejuicio contra el acusado y explicarles el delito que se le imputa al acusado.
La idea es lograr un jurado imparcial, por ejemplo, si el imputado es una persona negra y el jurado son doce personas blancas, eso afectaría al imputado y parte del jurado podría ser recusado por la defensa.
Vanina Almeida, secretaria de la Asociación Argentina de Juicios por Jurado nos cuenta que junto con la INECIP (Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales) realizaron muchos simulacros de juicios por jurados con muy buenos resultados: “organizamos la experiencia en casi todas las provincias del país y los resultados fueron extraordinarios”… “las experiencias fueron buenas y la gente agradece poder participar porque se dan cuenta que es una responsabilidad muy grande y hay mucho interés en querer ser escuchados, en dar su voto”.
La Asociación Argentina de Juicios por Jurado se creó en el 2008. A nivel legislativo este sistema jurídico lleva incumplido más de 150 años. Están en tres artículos determinados de la Constitución Nacional que contempla la participación cívica en la justicia. Más allá de todo poder político y judicial, es tiempo de poner la justicia al servicio de la ciudadanía y que los ciudadanos puedan participar activamente, tal como lo contempla la ley.

Por Laura Gotfryd

Fuentes: http://www.comercioyjusticia.com.ar/2013/09/28/ser-jurado-popular-mejora-la-opinion-sobre-la-justicia/ y http://www.justiciacordoba.gov.ar/justiciacordoba/indexDetalle.aspx?id=110]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *