A pesar del rechazo masivo a vender la costanera, Larreta asignó 4800 millones para infraestructura en Costa Salguero

En el marco de los super poderes que  tiene otorgados por la Legislatura, el jefe de gobierno porteño pidió un Presupuesto 2021 de contingencia, es decir, una readecuación presupuestaria que el tiene como facultad máxima por los poderes cedidos por los legisladores a su persona. Por lo tanto, ordeno reducir partidas para educación, salud y obra pública general en la ciudad, por la suma de 4800 millones que la quiere destinar para «infraestructura en Costa Salguero», a pesar del rechazo masivo que tiene la idea de vender la costanera para negocios inmobiliarios. La denuncia la hicieron los legisladores del Frente de Todos Javier Andrade y Manuel Socías.  

En la Legislatura el oficialismo cuenta con mayoría automática para aprobar el Presupuesto, donde los legisladores opositores vieron que el Ejecutivo ordeno este cambio de partidas presupuestarias en el Presupuesto General de Cálculos y Recursos, con los siguientes datos: «En el Plan Plurianual de Inversiones figura una inversión $ 4800 millones para ‘Infraestructura en Costa Salguero’ a ser ejecutado entre 2021 (1715 millones) y 2022 (3085 millones)».

La reasignación de presupuesto para obras en esa zona de la costanera norte se dio cuando se está debatiendo en audiencias públicas el destino del predio de Costa Salguero doce posteriormente se supo que el 98% de los más de 7000 oradores,  rechazaron esta iniciativa.

La propuesta de Larreta es cambiar las actuales normas urbanas para habilitar allí la construcción de edificios de hasta diez pisos de altura, mientras que los legisladores de la oposición y organizaciones sociales y ambientales quieren esos terrenos para el uso de espacio público, como indica la constitución de la ciudad. 

La iniciativa se trata de una norma «de doble lectura», por los profundos cambios que implica en una amplia zona de la ciudad, es decir, debe existir una votación favorable en una primera sanción parlamentaria, luego una audiencia pública que ya se realizó y ahora una segunda aprobación en el recinto, que debido al profundo rechazo recibido, el oficialismo, lejos de dejar de lado el proyecto, le está realizando cambios para hacer más digerible la iniciativa y concretar ese negocio inmobiliario multimillonario y profundamente irracional: hacer que la costanera pase a manos privadas, es decir, privatizar lisa y llanamente el rio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *