TACC: celíacos en el primario, como detectar y prevenir

Por Cynthia Mariel Sterlin

15 de abril de 2015

La celiaquía es la intolerancia total y permanente a un conjunto de proteínas, denominadas prolaminas, que se encuentran presentes en el trigo, la avena, la cebada y el centeno. Provoca una severa lesión en la mucosa del intestino delgado (atrofia vellositaria), ligada a una consecuente mal absorción de nutrientes importantes para el organismo.

celiacos-wpcf_620x412

Se pierde la capacidad de digerir y absorber los nutrientes. Estudios poblacionales realizados, indican una incidencia de esta problematica cercana a 1 cada 100 personas. Si bien la descripción hace que la celiaquía se presente como una enfermedad muy severa, lo excelente del tema es que nada de esto ocurre con un buen diagnóstico y una correcta alimentación de por vida.

Trigo Avena Cebada Centeno, de ahí provienen las siglas TACC que identifican los alimentos no permitidos (SIN T.A.C.C)  junto con el círculo que expresa la prohibición de una espiga de trigo.

celiaco

¿Qué conductas podemos ver en un niño celíaco?

-Cambios de comportamiento,  sentimiento de soledad, superprotección / Aislamiento social, incredulidad, cansancio, sentimiento de culpa.  La incorporación al colegio supondrá el primer ámbito en el cual el niño celíaco se enfrentará solo a sus propias limitaciones alimentarías.

celiacos prevencion

Por otra parte, la escuela ejerce también su papel de puente entre el ámbito familiar y el ámbito social entendido éste último en su sentido más amplio. El niño celíaco no necesita de una atención específica, tan sólo de una dieta exenta de gluten.

Si sigue correctamente esta dieta, su desarrollo físico y de aprendizajes no diferirá al del resto de sus compañeros. Por tanto, de la respuesta que dé la escuela dependerá la integración del niño celíaco en su entorno social más inmediato.

Para facilitar la comprensión de esta situación en los alumnos, los docentes pueden trabajar con   la lectura de etiquetas de distintos alimentos, la investigación sobre distintos tipos de harina poco conocidas (de arroz, mandioca, papa), la sustitución de alimentos, los no aptos por los aptos, conservando iguales características nutritivas, las recetas para lograrlo y el funcionamiento del sistema digestivo ante esta alergia específica.

A los niños de grados más pequeños, se les puede introducir un pequeño relato en el que se compare las raíces de un árbol con las vellosidades  del intestino delgado pues, «así como el árbol necesita de sus raíces para absorber los nutrientes de la tierra y crecer muy fuertes, los chicos tienen en su intestino, pelitos llamados vellosidades que, cuando están largos y sanos, les permiten absorber los alimentos y crecer; en cambio cuando los tienen deteriorados, que es lo que le ocurre con la enfermedad celíaca, el chico no crece, por ello necesita de una alimentación adecuada.

enfermedad-celiaca-715x454

Toda la vida una dieta estricta sin gluten

Los niños celíacos aprenden a distinguir su comida, a preguntar si la pueden comer antes de probarla y a rechazarla si no lo pueden saber. Este autocontrol que van adquiriendo y que ha de ser fundamental a lo largo de su vida necesita el  apoyo y la comprensión del adulto; y aquí nuestro rol como docentes.

El niño celíaco es totalmente normal, la celiaquía no tiene ninguna repercusión en el rendimiento  escolar y, por tanto, la única diferencia que tiene es que debe de seguir una dieta sin gluten.  Los docentes debemos conocer y entender al niño celíaco y evitar aquellas situaciones que supongan una discriminación pasiva (no intencionada) del alumno.

El seguimiento de una dieta sin gluten es especialmente importante en las horas de comedor, pero hay otras situaciones que se han de tener en cuenta como las meriendas y eventos que son comidas que se suelen hacer en el aula, por tanto, el personal  debe estar enterado de que en el grupo hay un niño celíaco.

Si el niña/a lleva la comida de casa, los educadores deben asegurarse de que no coma o beba alimentos de otros niños. A veces se celebran distintos eventos llevando una torta  de casa, o bien galletitas o golosinas. El niño celíaco no puede comer ninguna de estas cosas. Lo mejor es que se avise a la familia con antelación a la celebración, para que se pueda aportar un sustituto sin gluten, o bien hacerlo la escuela. Esto facilitará que el alumno celíaco pueda participar como uno más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *