Murió el ex Fiscal Hugo Cañón que impugnó la ley de Obediencia Debida

Por Mariana González

Hugo Cañon falleció a los 69 años en un choque frontal sobre la ruta provincial 51, en cercanías de Olavarría. Fue  ex fiscal federal de Bahía Blanca, una figura muy reconocida en los ámbitos de organismos de derechos humanos y de la justicia. Él fue quien en 1987 impugnó la ley de Obediencia Debida.

fiscal

Fuentes policiales señalaron que «por causas que se tratan de establecer en el lugar se registró un choque frontal protagonizado por un automóvil Volkswagen Gol en que el viajaba Cañón junto a otras tres acompañantes y una camioneta Saveiro con dos ocupantes».

«A raíz del violento impacto fallecieron también otras tres personas cuyas identidades se tratan de establecer».

El secretario de la Asociación Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de Bahía Blanca, Eduardo Hidalgo, ex detenido y sobreviviente del centro clandestino de detención conocido como «La Escuelita expresó su pesar por el fallecimiento: «Estoy desolado y todavía me cuesta creerlo».

Por su parte, el CELS expresó: «Tristeza por la muerte de Hugo Cañón, luchador por la vigencia de los derechos humanos. Acompañamos a sus familiares y amigos». También la agrupación Justicia Legítima emitió un comunicado lamentando la pérdida.

Tras el accidente acudieron al lugar dotaciones de los cuarteles de bomberos voluntarios de Olavarría con el apoyo de otra unidad de Laprida como así también integrantes de la comisaría con asiento en Loma Negra y  peritos de la Policía Científica para determinar las causas del accidente.

0010265645

Cañón, oriundo de Bahía Blanca fue un arduo defensor de los derechos humanos, egresó como abogado de la Universidad Nacional de La Plata y se desempeñó como empleado judicial en La Plata hasta 1969, tras lo cual ocupó el cargo de secretario en un Juzgado Civil y Comercial de Tres Arroyos para luego en Bahía Blanca trabajar como secretario de un Juzgado Penal.

Tras la restauración de la democracia, Cañón fue designado como fiscal general federal de Bahía Blanca, que ejerció durante 23 años donde llevo adelante las investigaciones por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción del V Cuerpo y de la Armada Argentina. En 1987 cuestionó la ley de Obediencia Debida por inconstitucional e  impulsó los denominados «Juicios de la Verdad», que se llevaron a cabo en Bahía Blanca.

En el año 2000 recibió el premio Justicia Universal, otorgado por la Asociación Argentina Pro-Derechos Humanos, de Madrid y seis años después recibió de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata, el premio «Reconocimiento a la trayectoria y el compromiso con la Defensa de los Derechos Humanos».

En 2007 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires lo distinguió como «Personalidad Destacada de los Derechos Humanos» por ser el único fiscal del país que 20 años antes impugnó la ley de Obediencia Debida.

Tras su paso por el ámbito judicial, Cañón integró las filas del partido Nuevo Encuentro, encabezado por Martín Sabbatella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *