Las murallas de Larreta

codigo ccc

Por Manuel Ludueña (*) 

Las ciudades del medioevo europeo, los primeros burgos, se conformaban protegidas por una muralla perimetral –castillo-, en tanto en su entorno estaban las casas bajas del “pueblo”. Es una imagen que parece perdurar siglos después en la “lejana” –al decir del Papa Francisco- Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Un proyecto de pseudo modificación del Código de Planeamiento Urbano (1977; administración del Brigadier Osvaldo Cacciatore),  acentúa las “tendencias inmobiliarias” para incrementar el precio del suelo en avenidas con “murallas edilicias longitudinales” (por ejemplo: Av. Del Libertador, Av. Rivadavia, Av. Cabildo – Santa Fe, Av. 9 de Julio, Av. Gral. Paz) y más de un cuarto de la ciudad fragmentada con más de 30 “precintos” de 38 y de 31 metros de altura alrededor de parte de los barrios con mayor diversidad y complejidad.

Sin evaluación de impacto ambiental y sociocultural, ni estudios que  fundamenten las viejas-novedades del Código de Larreta, el mismo carece de integración con los postulados de la Constitución de 1996 que planteaba un Plan Urbano Ambiental, no meramente normas sobre las formas, donde se propicia prolongar por las avenidas interminables comercios y servicios que encarecen el precio de la tierra y que favorecen el congestionamiento (contaminación atmosférica, ruidos, accidentes viales y mayor costo por vigilancia), se asemejarían al conocido caso de la Av. Rivadavia entre el Área Central y Flores.

Los “precintos” son envolventes perimetrales de aproximadamente 8 por 8 manzanas con parcelas con construcciones de alta densidad poblacional, en cuyo interior se disminuye la densidad. Al proponerse el crecimiento con  edificios de mayor altura entre medianeras –uno al lado de otro-, se acentuará,  la falta de vientos al interior de la muralla, falta de vistas del cielo, proyección de sombras que sepultarán a las habitaciones de las viviendas interiores.

Si las “casas de campo”, los “edificios inteligentes”, las “oficinas y viviendas suntuosas”, los “shopping de elites” fragmentan el uso de la ciudad –tanto como las denostadas zonificaciones-, este Código de Larreta lo garantiza, especialmente, en el Área Central y en las áreas residencias de mediana y alta densidad.

Solo “Palermo Chico” y, por ahora, los “pueblos” del Sur y algunos del Oeste se salvan de los “precintos edilicios”.

(*) Manuel Ludueña, es miembro de Encuentro Verde por Argentina, Sociedad Argentina de Lucha por el Sedentarismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *