“Este país fue muy generoso conmigo, me gusta mucho y la gente es muy educada”

Entrevistamos a Gerardo, de Bélgica y a Alex, panameño, los dos casi porteños, que viven y trabajan en Argentina hace varios años ¿Cómo nos ven quienes vinieron desde otros países?

Se llama Gert Desaedeleer, Gerardo para los argentinos, tiene 47 años y nació en Bélgica,
Desde el ‘97 con alguna interrupción en el 2001 vive en nuestro país. Trabaja en producción periodística para la BBC de Londres. Los lunes de vez en cuando juega al futbol con sus amigos porteños, le gusta el mate amargo, las parrilladas y el malbec y nos cuenta que el país es una tierra de contrastes muy pronunciados. Le pedimos a Gerardo, vecino del barrio de Villa Mitre, que nos cuente su historia, que piensa de los argentinos, porque se quedó, si extraña su tierra, como pasó estos años y esto nos contaba:

“Vivo acá en Argentina desde el 97 con alguna interrupción en el 2001… hago producciones para la BBC de Londres. Antes estuve viajando muchos años con mochila, empecé a viajar en el ‘94, más o menos, hasta que me cansé del mundo mochilero, quería hacer otras cosas y acá encontré unos parámetros que me gustaron. Argentina tenía un aire europeo, la gente es amable y fundamental, encontré a mi primera novia”.
“Cuando conocí a mi novia y rápidamente, no por su culpa, me quedé sin un mango porque era la época de un peso un dólar. Allí conseguí un trabajo regular bastante bueno en una empresa que hace dragados en el Río de La Plata, los barcos son belgas.
A los dos años dejé ese trabajo y la idea era viajar a África. Cuando le comente a mi novia explotó todo, esa idea hizo que la pareja entrara en una crisis muy grave. Me fui, estuve un año afuera y extrañaba mucho, así que volví…” … de África volví para salvar lo poco que tenía pero no pude, así que me fui a vivir a Brasil como 8 o 10 meses, luego regresé y no tenía nada de nada, así que me quede en un hotel familiar, viví unos años en una piecita muy chiquita, por la calle Perú y luego me mudé a un departamento por Barracas …”

Como ves a los argentinos después de tantos años…

Me gusta el argentino, me parece buena gente, muy accesible y también me siento cómodo por un tema de migración, porque hay un componente fuerte europeo así que me siento muy bien, me adapté y estoy tranquilo por acá.
Además, conocí a mi actual novia que trabaja en periodismo, para la BBC y como tenía mucho trabajo que hay que hacer afuera, investigaciones, etc, y ella no podía con todo, me enganchó a mí en esa tarea y me ayudó mucho eso. Argentina ha sido muy generosa, ese es el tema, y no extraño para nada donde nací, cuando voy allá, me quiero venir enseguida, extraño a mis amigos, tengo mi casa, mi pareja…

Viajas mucho por el país, qué diferencia hay entre el porteño y la gente de otros lados…

Tengo que decir que el porteño es un bicho raro pero yo soy parte de ese bicho, y me siento cómodo, cuando vas a otro lado hay que bajar un cambio, cuando salís de Buenos Aires hay que relajarse un poco, la gente en otras provincias tiene otro ritmo. Igual, no nací acá, no sé cómo son las costumbres, siento una brecha con eso, estoy observando a pesar de estar muy cómodo, siempre hay una reflexión que es inevitable pero trato de disfrutar lo que estoy viviendo.
Acá en la ciudad aprendí y me gustan varias cosas. Me gusta el mate muy amargo pero no tomo mucho, cuando hay ronda me prendo… Buenos Aires, es una ciudad muy creativa, muy joven, yo me muevo por ámbitos de música, de arte, de cine y es impresionante la cantidad de cosas que tiene la ciudad para hacer algo, esta ciudad te empuja a hacer cosas.
En Bélgica la diferencia es muy grande, hay subsidio para todo, es mucho más fácil que acá hacer algo, en cambio la gente de Argentina es mucho más creativa a pesar de las trabas que hay.
Este es un país de mucho contraste, tiene muchas oportunidades económicas, riquezas y tiene algunas leyes sociales de avanzada, como la ley de identidad de género que no existe en ningún lugar del mundo pero al mismo tiempo, el aborto es ilegal… tiene estos contrastes, es un país muy progresista y muy conservador al mismo tiempo.

Bueno, contame algo más de vos, de tu país, de tus producciones para la BBC

Leo bastante, literatura, filosofía, de los argentinos admiro su cultura que es muy fuerte, los teatros, las muchísimas librerías que hay, creo que en ningún lado hay tantas como acá.
La comida típica en Bélgica es mejillones a la olla con papas fritas. Se come muy bien por allá.
Tiene alimentos, me parece, más artesanales que acá.
Hice en el país algunas investigaciones sobre el monocultivo de soja y sobre los niveles de contaminación de agroquímicos y me sorprende mucho lo mal informada que esta la gente, es un tema que me impactó. En Bélgica existen muchas producciones artesanales de alimentos y no existen los alimentos transgénicos.
Allá no existen grandes propietarios de campos y Argentina en eso es llamativo también, ni en Estados Unidos existe la concentración de tierras como acá, hay muchísimo campo y pocos animales para tanta extensión, podés andar dos horas en coche bordeando un campo y todo es soja, maíz, es increíble para mí.
En el último tiempo estoy escuchando mucho sobre la inseguridad y la verdad desde que vivo acá, nunca tuve un tema de inseguridad, siento que es una sociedad tranquila, el barrio es muy tranquilo, me siento muy seguro acá, vengo en horarios muy tarde y no pasa nada, casos como los que hay acá, pasan en todos los lados del mundo, y después de tantos años de vivir en este país, yo no le encuentro ninguna diferencia de épocas anteriores.
Bueno, les envio saludos a los vecinos y amigos, este es un hermoso país para vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *