Se unieron Bayer y Monsanto: un paso más hacia el control alimentario mundial

En un paso muy importante para el control mundial de alimentos,  la alemana Bayer se fusionó con la estadounidense Monsanto, productora de alimentos transgénicos.

El laboratorio multinacional Bayer es  líder de la industria farmacéutica y tiene una desarrollada rama de agroquímicos -comercializados por la firma CropScience,  que le pertenece- mientras que Monsanto tiene la patente de dos mil variedades de semillas.

En el comunicado que la nueva corporación hizo público señalaron que el objetivo “está en cómo alimentar a 3 mil millones de personas más en el mundo en 2050 en una forma sostenible con el medio ambiente”, un cuentito que pocos les creen.

No es la primera vez que Bayer y Monsanto se unen. Entre 1954 y 1967 conformaron una empresa conjunta (joint venture) llamada Mobay Chemical Corporation. Mobay proveyó al Departamento de Defensa de los Estados Unidos el famoso agente naranja utilizado durante la guerra de Vietnam como parte de la Guerra Química que -según la Cruz Roja de Vietnam- dejo un millón con problemas de salud y 400 mil muertos.

Asesinos seriales

De los nuevos socios, Monsanto  tiene fama por las continuas campañas de movimientos ecologistas y campesinos que están en contra de los alimentos transgénicos y el uso de millones de litros de glifosato y otros agrotoxicos, que causan desastres ambientales y humanos, pulcramente ocultados por los grandes medios de comunicación, que son parte del negocio.

En cambio los alemanes gozan de buena fama por haber inventado la aspirina.

Sin embargo, Bayer tuvo juicios millonarios a lo largo de su historia. El más reciente en nuestro país fue por una droga para el tratamiento del colesterol, comercialmente conocida como Lipobay, que causó la muerte de un centenar de personas (no incluyeron los efectos adversos en el prospecto del medicamento).

Personas físicamente saludables que fueron recetadas con este producto quedaron invalidadas de por vida. Bayer tuvo que retirar en 2001 este medicamento del mercado en todo el mundo.

Estos dos gigantes se unen ahora con un solo objetivo: controlar la alimentación mundial a través de la imposición de alimentos transgénicos (producidos en laboratorio) en la dieta diaria de animales y humanos. Usaran en sus cultivos, millones de litros de agro tóxicos, cada vez más potentes con sus letales resultados,  ocultados por los medios de comunicación.

¿Alguien se enteró de las 100 muertes por el Lipobay?

Esta unión es un gran paso para la degradación de nuestro planeta y la pérdida de soberanía alimentaria de los pueblos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *