Se sancionó la creación de la Unidad de Evaluación de Calidad y Equidad Equitativa

Se sancionó la creación de la Unidad de Evaluación de Calidad y Equidad Equitativa

El pasado 21 de Agosto, quedó sancionada por mayoría, la ley que aprueba la Unidad de Evaluación de Calidad y Calidad Equitativa en la Ciudad.
La propuesta presentada e impulsada por el Jefe de Gobierno, Mauricio Macri obtuvo unos 38 votos a favor y 21 en contra. El bloque del PRO, sumado a los de Confianza Pública y la mayoría del interbloque UNEN, aportaron la cantidad necesaria para la aprobación. Mientras que el sector Verde Alameda y el Partido Socialista Auténtico, sumados al interbloque del Frente para la Victoria, los diputados del MST, del FIT y del SL, lo hicieron en forma negativa.
El nuevo organismo estará a cargo de un Director Ejecutivo, que será designado por el Poder Ejecutivo y que saldría de un concurso público.
El Directorio estará formado por 11 miembros; el mencionado Director Ejecutivo; 2 representantes del Ministerio de Educación, los que serían uno por la Dirección General de Planeamiento Educativo y otro por la Dirección General de Carrera Docente previendo que sea designado por la dependencia que reemplace en un futuro a esta dirección; también 3 miembros a designar por las primeras fuerzas o bloques que conformen la Legislatura.
Para completar el número de integrantes del Directorio, serán 2 los representantes de los sindicatos docentes con mayor cantidad de afiliados, 1 de los supervisores escolares, 1 del Consejo de Educación de Gestión Privada y el Presidente del Comité Científico-Académico.
La tarea de esta Unidad será la de presentar con fecha anterior al 1° de Octubre de cada año calendario a la Comisión de Educación de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el llamado Plan Anual de Evaluación Educativa que se propone desarrollar durante el siguiente año sumando el Informe de Gestión de lo que se realizó en el año en curso tratado.
Otros aspectos fundamentados en el despacho de mayoría fueron que la Unidad Evaluadora “se enmarca en la transformación educativa, para favorecer la implementación de un acuerdo social educativo entre todos los sectores de la sociedad donde la equidad y la calidad de la educación se instituyan como pilares fundamentales de una Política de Estado”
El objetivo de la evaluación es, para los autores del dictamen de mayoría, “proporcionar información sobre el grado de consecución de los objetivos educativos en la ciudad, comparativamente con todo el país y el contexto internacional, así como del cumplimiento de los compromisos educativos contraídos en relación con las demandas de la sociedad y las metas fijadas por el Ministerio de Educación”.
Además se argumentó que «la mejora de la calidad educativa es uno de los retos prioritarios y un objetivo primordial en el proceso de construcción de un sistema que garantice la inclusión e integración de todos los niños, jóvenes y adultos de todos los niveles y modalidades educativos. Que para la adecuada resolución de la problemática educativa es indispensable el conocimiento de los resultados de aprendizaje de los alumnos, de las enseñanzas de los docentes y de la implementación de las políticas educativas. Esto se logrará sólo mediante la evaluación y las estadísticas. Que por ello, es necesario centralizar y ordenar, en el ámbito apropiado, todas las acciones vinculadas a obtener información sobre el sistema educativo».
La opinión negativa
Por su parte la legisladora kirchnerista Lorena Pokoik, declaró “Como vicepresidenta de la Comisión de Educación, tuve sólo dos horas para discutir este proyecto. Este consenso PRO-Unen es un maquillaje. Me llama la atención con qué facilidad se puede cambiar de idea”. Mientras que su colega Jorge Taiana de la misma bancada agregó que “Esta ley recuerda a los viejos lineamientos del Banco Mundial como estrategia de debilitamiento del rol del Estado en materia de educación y la estimulación de organismos autárquicos técnicos”.
“Este proyecto pretende responsabilizar a los docentes por el deterioro del sistema educativo”, consideró el sabbatellista José Cruz Campagnoli.
“Más allá de los carterazos entre Carrió y Pino, sus legisladores votaron juntos el proyecto del PRO. Quieren convertir la escuela pública en un McDonald’s”, consideró Marcelo Ramal, del PO. El legislador del MST Alejandro Bodart advirtió que “en nombre de la calidad, el gobierno busca ajustar a los docentes, avasallar su estatuto y agravar la desigualdad en favor de la educación privada. No sé si se unirán para las elecciones, pero acá votaron juntos un engendro privatista”.
“Al PRO no le interesa en lo más mínimo la evaluación ni la educación, lo que aprobaron va a demostrar pronto su absoluto fracaso en términos educativos, como ocurrió con la ley de juntas, que a cuatro años de sancionada sigue sin aplicarse, o la inscripción online, también destinada al papelón”, remarcó el titular de UTE-Ctera, Eduardo López, quien advirtió: “Desde que Macri asumió, intenta manchar a la escuela pública: acusó a los docentes de ñoquis, y el único ñoqui contratado por el Ministerio de Educación y procesado fue Ciro James. Ahora intenta manchar a los docentes con la mentira de que no queremos la evaluación. Lo que rechazamos es el negocio de la evaluación a la chilena, que no sirve para transformar ni para mejorar la educación”.

Apoyos positivos

Por su parte la legisladora Graciela Ocaña sumó su comentario: «la educación es de todos, de los docentes pero también de los padres, de los alumnos y no se puede abordar estos temas con sectarismos, ideologismo y defensas de un sector. Debemos dejar de lado las chicanas políticas y exigirnos la discusión, la búsqueda de consenso la búsqueda y el compromiso de la defensa de estas políticas. Este proyecto ha mejorado, en el marco de discusiones francas, un proyecto de mayor calidad. Reconozco el trabajo de Gorleri que ha receptado las ideas”. «Quiero reconocer el trabajo de María Eugenia Estensoro que ha mejorado el proyecto» por eso «les pido que haya respeto. Yo escuché a todos Vamos a acompañar esta propuesta, debemos recuperar en la Argentina la evaluación», finalizó Ocaña.
El legislador de UNEN, Maximiliano Ferraro apoyó el proyecto comentó que lo hizo porque el PRO adhirió a las peticiones del interbloque, agregando que «la responsabilidad primaria del Ministerio de Educación es uno de los cambios sustanciales que incoporamos. Además, la de definir claramente la fuente de financiamiento, para zanjar cualquier duda, hemos incorporado las prescripciones del art 97 de la Ley Nacional de Educación».
En el momento de su intervención, este legislador afirmó que “en ningún caso las clasificaciones que resulten de las pruebas evaluatorias van a ser punitivas e individualizadas. Vamos a apoyar la dirección ejecutiva con la condición de que sus integrantes sean por concursos de antecedentes y requisitos muy altos». Además,está prohibido taxativamente en el articulo 11 la utilización de cuaquier tipo de ranking.