¿Qué ocurrirá en la próxima inundación?

Los medios que hacen la crónica de lo sucedido, protegen a sus candidatos y no informan que pasó en realidad con la red eléctrica ni cuáles son las causas de las inundaciones.

Fueron centenares de miles los que sufrieron las consecuencias de las últimas inundaciones en la ciudad, no contaremos en detalle que pasó en Caracas y Juan B Justo o de cómo se les arruinó las mercaderías y pertenencias a centenares de vecinos o de los cortes de energía sufridos durante tres, cuatros, cinco, seis días. Enumeramos a continuación las posibles causas de tanta desidia acumulada y nos haremos preguntas acerca de este flagelo que sin lugar a dudas se repetirá.
Según un informe presentado por la Auditoria de la Ciudad, la actual administración ha permitido por negligencia o complicidad un deficiente trabajo de las empresas concesionarias del servicio de limpieza y mantenimiento de la red de sumideros. Desde hace aproximadamente 18 meses no limpian regularmente los sumideros.
Decenas de cámaras de tensión de EDESUR sufrieron grandes daños en numerosos barrios de la Ciudad. Sin lugar a dudas en ninguno de los casos hubo cortes preventivos.
Los motivos de la falta de escurrimiento de las aguas los hemos dicho varias veces: retiro de adoquines y su reemplazo por cemento y la impermeabilización de los parques y plazas disminuyó en un 25% la superficie escurrible en las calles, la tala y poda indiscriminada de árboles adultos que realizan 2 procesos muy importantes: realentar la caída del agua en su follaje, difiriendo la llegada al piso de la misma en relación al pico de la tormenta y la absorción de agua por sus raíces.
La causa principal: un modelo constructivo perverso que no tiene planificación y genera la impermeabilización de gran parte de la ciudad. La falta de control deja que los constructores vacíen los restos de los camiones cementeros en los pluviales. Ese material luego obstruye las cañerías.
La única obra de esta administración para frenar las inundaciones, los túneles aliviadores del Maldonado, funcionaría con una altura del Río de la Plata de 1,2 metros, si el río tiene una altura que sobrepase ese nivel los aliviadores no funcionarían.
En cuanto a los cortes de luz, los propios contratistas de EDESUR dicen que la mayoría de las cámaras sufren inundaciones por el crecimiento de las napas y que la obsolescencia de materiales es casi total en la red. Todo es un absoluto descontrol que tiene la complicidad del ENRE y de las autoridades nacionales.
Las empresas usan cableado de acero inoxidable en lugar de cobre para ahorrar. Esto genera conductores de menor calidad. La provisión de tensión en gran parte de la ciudad no llega a los 220 volts y es más que evidente en el alumbrado público.
Los trabajos en el Arroyo Vega en Belgrano y el Arroyo Medrano en Saavedra y Núñez costarán 250 millones de dólares y los túneles aliviadores, 230 millones más. Sin embargo, Santilli, el actual Ministro de Medio Ambiente, dice que esas obras llevarán de 35 mm a 55 mm la capacidad de escurrimiento en la ciudad (que no alcanzan para evacuar el problema).
¿Para qué gastar 500 millones de dólares en obras que no van a solucionar nada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *