Privatización del Jardín Botánico: Larreta le alquila a una empresa que realiza eventos que están prohibidos

 El Jardín Botánico fue declarado un monumento histórico nacional en el año 1996, por lo tanto, cualquier evento o tratamiento formal debe consultarse a la Comisión Nacional de Monumentos, paso legal que el jefe de gobierno de la ciudad no cumplió y por las suyas, como si fuera el dueño de la ciudad, dio este espacio histórico a concesión sin tomar recaudos para proteger este maravilloso espacio público. 

 El alquiles del Jardín Botánico fue adjudicado para realizar un evento lumínico patrocinado por Clarín, American Express, el Banco Santander y manejado por una empresa española con una ganancia superior a los $ 135 millones.

 El Botánico tiene más de 900 especies de plantas de todo el mundo y 2.000 ejemplares de árboles del país y del mundo que dejo de ser un lugar público y de acceso gratuito durante varias horas del día porque Rodríguez Larreta dejó este lugar en manos de una empresa privada.

Para realizar este evento, los árboles centenarios son utilizados como postes, donde cuelgan cables, luces, parlantes y vaciaron algunos estanques de plantas acuáticas y hasta han movido algunas esculturas realizadas hace decadas por famosos escultores.

El evento se llama Secret Garden y se vende como un viaje conceptual que mezclará elementos y símbolos universales como la vida, la naturaleza, la biodiversidad, con instalaciones artísticas lumínicas, “videos mappings, figuras gigantescas, proyecciones, instalaciones de luces LED, de neones y actividades interactivas en 18 lugares diferentes del Jardín Botánico.

Las entradas cuestan 4.500 pesos, hasta el lunes 31 de julio, y durante las últimas horas de cada día, la empresa española Proactiv Entertainment es dueña de este espacio público.

Cientos de vecinos y organizaciones ambientalistas realizaron un abrazo simbólico al Jardín Botánico para protestar por el uso privado y por el impacto ambiental que produce en la flora y la fauna este espectáculo privado llamado “inmersivo”.  

El Jardín Botánico es un bien natural, tiene 125 años de existencia y su vegetación requiere de un tratamiento y cuidado de preservación especial porque es un ambiente muy frágil, que está asociado a fauna silvestre que habita el espacio, una isla de biodiversidad (no sólo mariposas, diferentes insectos y aves) sino que además hay una comunidad de zarigüeyas, conocidas a veces como comadrejas, que hace décadas que están ahí y que tienen hábitos nocturnos.

El evento tiene un patio de comidas y un food truck, con olores a frituras y carnes asadas, afectando a las diferentes especies animales que habitan el lugar y además, el personal estaciona sus vehículos dentro del predio, arriba de vegetaciones del lugar y ni hablar del impacto de la basura que genera esta actividad de consumo dentro del parque.

El Gobierno de la Ciudad alquiló el lugar por todo el mes de julio por 3.100.000 pesos, pero la empresa tendrá ganancias superiores a los $ 135 millones, con más de 30.000 entradas vendidas. Entre las empresas que patrocinan el evento se encuentran: El Grupo ClarínAmerican Express, el Shopping Alto Palermo, Banco Santander, Ticketeck, entre otras multinacionales. 

Un negocio redondo a costa del espacio público, que tiene en este caso protección especial, por ser patrimonio histórico. 

Pero a Larreta le importa un cuerno todo esto, porque se cree el dueño de la ciudad y rifa los espacios públicos sin respetar las leyes, porque él se cree la ley.

Foto: Florencia Downes – Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *