La universidad de Buenos Aires repudia un aviso publicado por el gobierno de la ciudad

Un aviso publicado por el gobierno de la ciudad en una bolsa de trabajo generó un gran rechazo en la comunidad educativa universitaria, al convocar a trabajadores sociales para un organismo estatal en la Villa 31, dejando de lado a egresados de la Universidad de Buenos Aires. “Organismo estatal se encuentra en la búsqueda de graduados universitarios con matrícula vigente de la carrera de Trabajo Social” para desempeñarse en el Barrio 31 de Retiro, anunciaba el texto en una bolsa de trabajo para profesionales de esa área. Pero con una acotación: “No serán tenidos en cuenta perfiles UBA”.

La Universidad de Buenos Aires (UBA) expresó su enérgico repudio en un comunicado:  “Nos preocupa, porque constituye un claro caso de discriminación, basada en quién sabe qué tipo de estereotipos o prejuicios. Como en todas las situaciones de discriminación, ésta parte de un profundo desconocimiento. En este caso: desconocimiento del perfil profesional de los trabajadores sociales de la Universidad de Buenos Aires, que reciben una sólida formación teórica, histórica, metodológica e instrumental», expresó Andrea Echevarría, directora de la Carrera de Trabajo Social de la facultad de Ciencias Sociales de la UBA en un comunicado.

“No pretendemos hacer una defensa corporativa de una unidad académica pero es un problema grave excluir a cualquier universidad, sobre todo sin ningún tipo de argumento posible”, aseguró a este sitio Diego Brancolli, secretario general del Consejo Profesional de Trabajo Social-CABA.

Tras el revuelo que causó la convocatoria discriminatoria, el aviso fue dado de baja y organizaciones estudiantiles exigieron explicaciones al Gobierno de la Ciudad. Desde la bolsa de trabajo que publicó la búsqueda advirtieron que “a partir de los comentarios derivados de la difusión de una búsqueda laboral para un organismo estatal en la que se discriminaba a los/as graduados de la Universidad de Buenos Aires (UBA), hemos decidido dar de baja la publicación”.

La Secretaría de Integración Social y Urbana (SECISYU) del gobierno porteño se vio envuelta en enero en un escándalo. Del organismo creado para la ejecución del proyecto de urbanización de la Villa 31 y 31 bis se despidieron 10 trabajadoras sociales y denuncian que la medida fue un “intento de disciplinamiento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *