La cooperativa Globito cumplió un año de vida y el festejo fue a pura sonrisa

Cuando vieron que peligraban sus fuentes de trabajo, porque sus empleadores empezaron de a poco, a vaciar la empresa,  permanecieron en la fábrica, en su lugar de trabajo. Toda la situación era de manual: compañeros que habían sido despedidos, falta de pago de sueldos, de vacaciones, aportes jubilatorios, de obra social y cargas sociales, quita de derechos laborales básicos como ART, eran algunos de los atropellos que estaban padeciendo.

Tomaron la fábrica, pelearon por su fuente de trabajo, se conformaron en cooperativa y revirtieron una situación muy adversa,  en un logro positivo para ellos y sus familias: a un año de comenzar la lucha, la empresa esta recuperada,  tienen trabajo digno y festejaron junto a comuneros, sindicalistas, abogados y vecinos  que acompañaron la determinación de estos trabajadores. Festejaron con sonrisas, rodeados de amigos y de máquinas y telas.

Breve historia

Luego de varios meses de maltratos, falta de pago de sueldos, maniobras para vaciar la empresa llevándose ropa y maquinarias de parte de su anterior dueño, Martin Adamovsky, la situación de las 19 familias que decidieron conformarse en cooperativa y defender sus puestos de trabajo, tuvo un final muy feliz para ellos.

Adamovsky intento de todo para perjudicar a sus empleados. Cuando le descubrieron su intención de vaciar la fábrica, jugo una perversa carta judicial pidiendo concurso de acreedores y su propia quiebra con la intención de no pagar a los trabajadores, la mayoría con muchos años en la empresa y dejarlos sin nada.

Fue entonces que “esos negros de mierda” como catalogaba repetidamente a sus empleados, decidieron hacer valer sus derechos y buscar la continuidad de sus puestos de trabajo.

Trabajadores y trabajadoras de la ahora ex – empresa textil Línea Globito permanecieron en su lugar de trabajo ubicado en Remedios de Escalada de San Martin 2239 en el barrio de Villa Gral. Mitre, desde el 3 de marzo luego de que se enteraron del pedido  quiebra y luego de comprobar faltantes importantes de  máquinas y materia prima que el ex –dueño sacaba los fines de semana.

Gustavo que se ocupa de la parte de depósito y venta, trabaja en Globito hace 26 años y nos cuenta sobre la situación: “éramos cuatro en el sector de depósito, pero por la situación del país quede solo. Cuando pidieron la quiebra sentí mucha tristeza, desazón, tengo 56 años, después de tantos años acá te desgarra irte, quedarte en la calle, sin nada, es feo. Decidimos defender nuestro trabajo cuando el dueño Martin aparte de llevarse tela, maquinarias, también nos usó cuando nos mudamos desde Urquiza hasta acá,  porque apenas termino la mudanza  echo a cinco compañeros sin pagarles nada, dos eran matrimonio…“

En Noviembre de 2015  la familia dueña de la empresa realizó una venta de características poco claras del espacio donde funcionaba la misma en Urquiza.

Vendieron la propiedad y  a partir del alquiler  en Villa Mitre los problemas comenzaron a aparecer como si estuvieran pensados: destrato, despidos, falta de pago de sueldos, de vacaciones, aportes jubilatorios, de obra social y cargas sociales, quita de derechos laborales básicos como ART, fueron algunos de los atropellos que los empleados comenzaron a padecer.

Luego decidieron quedarse en la fábrica y recuperar la fuente de trabajo que estaba por perderse.

Hace un año que recuperaron el trabajo y la dignidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *