La comunidad Mapuche considera el 11 de octubre como el último día de libertad

A 522 años del “descubrimiento de América

 

Nosotros, los pueblos indígenas, durante miles de años construimos civilizaciones basadas en el equilibrio y la armonía entre los hombres y la Madre Naturaleza. Supimos conservar la biodiversidad y criar alimentos esenciales para la humanidad, en sociedades sin explotación.
Nosotros tenemos propuestas frente a la crisis integral de la civilización occidental, su cultura individualista, su expansionismo y su llamada globalización, que es la moderna forma de colonización neoliberal. Tenemos una cultura ancestral, un pensamiento, una organización política propia, que constituyen una alternativa a la crisis global. Una alternativa que se construye junto a los movimientos campesinos, ecologistas, de mujeres, movimientos sociales en general.
Una alternativa sustentada en el Buen Vivir para todos y todas.
Nosotros, los hijos de la Madre Tierra, levantamos nuestras voces y unimos nuestras manos con todos los que saben que es posible construir un modelo económico y político alternativo al neoliberalismo que impone las actividades extractivas (minera, petrolera, forestal, hidroenergética), la invasión desmesurada de megaproyectos de infraestructura (carreteras, Hidroeléctricas) y plantaciones de monocultivos ajenos a los ecosistemas, que alteran la biodiversidad y nuestro modo de vida y atentan contra la soberanía y seguridad alimentaria.
Porque la minería se instala en las montañas cercanas a los glaciares y cabeceras de cuencas, agravando la desaparición del agua. Desvía ríos, construye represas y contamina ríos y lagos con minerales tóxicos, secando los territorios, enfermando a nuestros niños, matando a nuestros animales, condenándonos a la sed.
Porque las actividades extractivas destruyen los bosques, invadiendo reservas naturales y territorios ancestrales.
Porque la crisis climática, fruto también de la explotación irracional de los bienes naturales, impacta a las comunidades y pueblos y constituye una amenaza contra todas las formas de vida del planeta, mientras los responsables solo ven soluciones de mercado que agravan la crisis, sin atacar sus causas estructurales para no perder ni un centavo, ni por un solo segundo, de su acumulación individual e irrefrenable.
Las multinacionales y sus gobiernos cómplices siguen ignorando las múltiples señales de alerta: desaparición acelerada de los glaciares y la biodiversidad, fuentes de agua contaminadas, huracanes, inundaciones y otros múltiples desórdenes climáticos, insistiendo en emitir normas legales destinadas a facilitar las actividades que generan la contaminación y el calentamiento global. Porque los países ricos crean falsas soluciones que agravan la crisis y la vulneración de derechos: Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD), mercado de carbono, en suma, una nueva mercantilización de la Madre Naturaleza, que vulneran derechos y agravan la crisis.
Nosotros levantamos nuestras voces y unimos nuestras manos en defensa de la vida amenazada por un modelo económico y político depredador y excluyente, que tiene el afán de acumulación. Que vulnera sistemáticamente derechos fundamentales: autodeterminación, territorio, bienes naturales, consentimiento previo, libre e informado de nuestras comunidades como lo dictan las leyes vigentes.
Este sistema criminaliza y persigue a quienes luchan por el ejercicio de estos derechos.
Este 11 de octubre reafirmamos nuestra histórica posición de rechazar la mercantilización de la tierra, somos uno con la naturaleza y todas las formas de vida constituyen una armonía que es necesario respetar para cambiar el curso del sistema económico actual que lleva al mundo al abismo.
Los Mapuches seguiremos defendiendo una visión de la naturaleza y la vida que se enfrenta a este sistema injusto e irracional de la economía de mercado, donde todos somos cosas que el dinero puede comprar y la naturaleza es solo un bien para explotar y hacer dinero.

Confederación Mapuche

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *