Crece el repudio por el cierre de escuelas nocturnas en la ciudad

 

Docentes del Comercial 11 increparon a Larreta a la salida de una reunión con vecinos el 23 de diciembre en Villa Devoto

Los actos de repudio por el anunciado cierre de escuelas nocturnas en la ciudad, que afectara negativamente a 10 mil alumnos y a centenares de puestos docentes suma un elevado repudio en la comunidad y ya hay acciones de escrache a funcionarios porteños por este tema.

El sábado 23 de diciembre Horacio Rodríguez Larreta realizó en Villa Devoto una de las habituales reuniones de cercanía con los vecinos.

Para su sorpresa, cuando llegó al lugar de la convocatoria se encontró con una manifestación de profesores de la escuela Comercial 11 del distrito 17 que le reclamaron que no cierre las 14 escuelas de comercio nocturnas entre las que están incluidos ellos.

Al salir se repitió una escena similar y el jefe de Gobierno casi escapando de los reclamos de los manifestantes se refugió rápidamente en un automóvil y se fue sin dar mayores respuestas.

Un episodio similar se vivió en el día de ayer en una confitería de otro barrio porteño.

La problemática se desencadenó el día 13 de diciembre cuando el Ministerio de Educación porteño emitió la Resolución 4055/18 por la cual se resolvió la clausura del “Plan de Estudios Comercial Nocturno”.

De esta manera, en el próximo ciclo lectivo (2019) no abrirán la inscripción a primer año para esta modalidad y el plan se irá extinguiendo a media que concluyan las promociones que actualmente lo están cursando.

El argumento de la ministra Acuña, que ni siquiera es docente, justifica semejante decisión es que este plan es “viejo, anticuado, baja matrícula y tasa de egreso muy baja”.  En lugar de adecuar esos planes, (quizás no tenga capacidad para hacerlo) decide cerrar las escuelas.

El 27/12/18 otro grupo de docentes volvió a reclamarle cara a cara a Larreta en un bar de la ciudad de Buenos Aires

La decisión alcanza a 14 escuelas nocturnas de comercio que están diseminadas en toda la ciudad de Buenos Aires, afecta a unos 10.000 alumnos, en su mayoría adultos que trabajan y en general no tienen otra manera de terminar sus estudios secundarios si no es a través de una oferta educativa que les permita cursar después de cumplir su horario laboral.

Con la medida también perderán sus puestos de trabajo alrededor de 1.000 docentes, aunque la ministra de educación afirmó que estos profesores no van a quedar desocupados porque pueden volver a concursar por otros cargos.

Una lectura muy diferente tiene la comunidad educativa que denuncia que esta iniciativa no tiene otra intención que no sea el “desfinanciamiento” de la educación pública de la ciudad y esto también está siendo demostrado con el cierre de jardines de infantes y la falta de matrícula para este nivel.

Sobre fin de año, la oposición citó para tratar este tema en la Legislatura pero los bloques del oficialismo no se presentaron al debate.

(fuente: Aquí villa del parque)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *