1 de junio de 1874: nace Macedonio Fernández

Ignorado en su época, el escritor, poeta y ensayista argentino influenció a generaciones de escritores locales con su estilo vanguardista e incómodo.

Admirado por Jorge Luis Borges y Ricardo Piglia, entre muchos, Macedonio Fernández fue un escritor, ensayista y poeta argentino que se caracterizó por un estilo transgresor y vanguardista.

Su novela más importante es un ejemplo de su visión sobre la escritura. Museo de la Novela de la Eterna es la antinovela, una colección de reflexiones y textos desordenados escritos durante toda una vida y publicados 15 años después de su muerte, en 1967, a instancias de su hijo Adolfo.

Sus textos marcaron a generaciones de escritores argentinos como Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Leopoldo Marechal y Ricardo Piglia, entre otros.

Había nacido el 1 de junio de 1874 en Buenos Aires. Durante 1891 y 1892, Macedonio publicó relatos y crónicas en periódicos como La Montaña, dirigido por Leopoldo Lugones y José Ingenieros.

En 1898 se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires y diez años después se mudó con su familia a Posadas, Misiones, para ejercer como fiscal. Su vida cambió radicalmente con la muerte de su esposa Elena de Obieta en 1920. A partir de allí, empezó a vivir en pensiones y cafés para  dedicarse de lleno a la filosofía y la escritura.

No todo es vigilia la de los ojos abiertos (1928) y Papeles de Recienvenido (1929) fueron sus primeras publicaciones importantes, pero se sabe que no le interesaba publicar. Fueron sus hijos y sus amigos quiénes se ocuparon de ello.

Jorge Luis Borges heredó la amistad con Macedonio Fernández de su padre, quien había sido compañero de estudios en la Facultad de Derecho. «Yo por aquellos años lo imité, hasta la transcripción, hasta el apasionado y devoto plagio, dijo en un homenaje sobre Macedonio y lo definió así: Quienes lo precedieron pueden resplandecer en la historia, pero eran borradores de Macedonio, versiones imperfectas y previas. No imitar ese canon hubiera sido una negligencia increíble”.

Fue Ricardo Piglia quien puso a Macedonio en un lugar central en la literatura argentina al afirmar que fue “el primero que se propone una teoría de la novela, el primero que tiene conciencia de la necesidad de definir el género”.

«La mayor distancia del mundo es la que nos separa, cuando la buscamos perdidos, de los anteojos que tenemos puestos», anotó Macedonio con humor en sus cuadernos. Murió el 10 de febrero de 1952, a los 78 años. 

Fuente: www.cultura.gob.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *